Preocupa el aumento de atracos y robos en la calle y en establecimientos como restaurantes.

Cada vez se registran más atracos en las calles, robos en restaurantes, casos de sicariato en las diversas localidades de la capital. 

Los ladrones ahora se disfrazan de domiciliarios para entrar a los locales, amenazar con armas a los clientes y robarles las pertenencias, tal como sucedió recientemente en un restaurante en el Parque de la calle 93. Casos similares se han conocido en el centro y el sur de la ciudad.

Según la alcaldesa Claudia López, los responsables son bandas en las cuales participan inmigrantes venezolanos, lo cual le ha traído acusaciones de xenofobia. La Policía se ha prodigado en el accionar para atraparlas, pero los hechos de inseguridad se siguen repitiendo.

La falta de freno a la ola de inseguridad, posiblemente incentivada por la crisis social de la pandemia, ha hecho que la imagen de la mandataria bogotana caiga y la desaprobación a su gestión crezca. Hoy está en el 56 %.

A la ciudadanía le preocupa también la falta de comunicación de la alcaldesa Claudia López con la Policía, la Fiscalía y el Gobierno Nacional.

Piden militarización

La cantidad de armas de fuego en manos de los delincuentes es alarmante. Según informes de la Veeduría Distrital, solo en los primeros cuatro meses de este año el uso de estos elementos para hurtar a los ciudadanos creció 63 %.

La situación explica la alta percepción de inseguridad de los bogotanos que se ve en las encuestas del Dane. El 84 % se sienten en peligro y el 17 % dicen haber sido víctimas recientemente de hechos de robos y atracos. Y hay poca confianza en la acción de las autoridades, porque el 45 % de ellos no hacen denuncias. 

Los comerciantes representados por Fenalco Bogotá y concejales como Emel Rojas han propuesto militarizar la ciudad para detener a los delincuentes. Sin embargo, es conocida la posición en contra de la alcaldesa López frente a esa alternativa, que rechazó durante el pasado paro nacional.