La Selección Colombia mostró una versión sin alma ante Argentina y su clasificación al Mundial parece casi imposible.

Colombia regaló 45 minutos en Córdoba. EFE
Colombia depende de un milagro para ir al Mundial de Catar. Foto: EFE

Fueron 90 minutos de sufrimiento para los jugadores, por el nerviosismo y la impotencia que mostraron en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, ante Argentina, pero también para los hinchas, quienes se pegaron a la pantalla esperando el milagro al que se aferraban.

Colombia salió a mantener el cero y a pescar por ahí alguna oportunidad. El empate, al parecer, era “más que rentable” para el equipo y su técnico. Pero no había suficiente confianza y, por pasajes, Colombia vio jugar a Argentina, que vivió el partido como un trámite.

El gol de Argentina lo hizo Lautaro Martínez al minuto 29 del primer tiempo, tras un error de William Tesillo, quien falló al tratar de despejar un centro en el área.

Colombia, en medio de su extravío anímico, encontró al final de primer tiempo la única gran opción de gol que tuvo en los pies de Miguel Ángel Borja.

En el segundo tiempo, Rueda empezó con el mismo plan: cuidar la puerta y atacar cuando y como se pudiera. Pero no había ni claridad ni convicción. No se veía quien podría hacer daño. Ni Díaz, ni James, Ni Cuadrado, ni Borja. No había liderazgo, no había equipo, no había fútbol. Luego vinieron los cambios y el equipo se desdibujó más.

Con todo, Colombia quedó a la espera de mantener unas pocas posibilidades de ir al repechaje. Todo dependía de un empate o una victoria de Ecuador ante Perú en Lima.