El aspirante presidencial de la Coalición de la Esperanza pide medidas cautelares al ente interamericano ante fallo de la Contraloría que harían improbable su llegada a la Presidencia. Lanza ataque frontal contra el contralor Carlos Felipe Córdoba.

Sergio Fajardo fue afectado por un fallo de la Contraloría.

Como lo hizo en su momento Gustavo Petro, cuando el procurador Alejandro Ordóñez falló en su contra una investigación disciplinaria que lo sacaba de la Alcaldía de Bogotá y lo inhabilitaba políticamente,  el exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para pedirle que dicte medidas cautelares que protejan sus derechos políticos.

Si consigue esa protección, Fajardo blindará así sus aspiraciones presidenciales, que lo tienen hoy como uno de los precandidatos de la Coalición Centro-Esperanza, que escogerá candidato único en marzo próximo.

La medidas cautelares tiene que ver con el fallo de la Contraloría General de la Nación que lo hizo responsable, junto a otras 25 personas, de irregularidades en el desarrollo del proyecto de Hidroituango y que le impuso el pago, con los demás implicados, de la exorbitante suma de 4,3 billones de pesos. Fajardo hizo parte del manejo de la obra siendo Gobernador de Antioquia en la década pasada.

Si el aspirante presidencial no paga su parte y es elegido presidente, no podría posesionarse. Según Fajardo y sus abogados, una medida administrativa no puede quitarle su derecho a ser elegido. Según la Convención Americana, una autoridad administrativa no puede inhabilitar derechos políticos.

El aspirante presidencial y sus abogados hicieron la solicitud de las medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 22 de octubre, antes de la confirmación del fallo de la Contraloría, conocida hace una semana.

En rueda de prensa este martes, Fajardo se fue lanza en ristre contra el contralor Carlos Felipe Córdoba, autor del fallo. «Carlos Felipe Córdoba no es un contralor, es una ficha política (…) Fue la mano derecha de Germán Vargas en las pasadas elecciones y tiene el apoyo de su paisano de Pereira, César Gaviria. Su obediencia ya fue puesta a prueba en 2017 cuando, siendo auditor, presentó informes falsos e ilegales, sin tener competencia alguna, pretendiendo demostrar que en la gobernación había puesto la pauta a mi servicio y pagado favores a donantes de mi campaña con contratos. Todo se le derrumbó y el señor Córdoba nunca respondió por sus calumnias”.

“ ‘Muchas gracias Presidente Gaviria, al expresidente Pastrana, también le agradecemos al expresidente Uribe’. Así arrancó su discurso de posesión como contralor y en ese mismo instante empezó una administración que no controla, sino que baila sincronizadamente con todo lo que le favorece a este mal gobierno», agregó Fajardo.

También argumentó que Córdoba fue militante de las juventudes uribistas, secretario privado de Vargas Lleras y que nombró a la esposa del fiscal como contralora delegada.

«Aparte de estos entretelones políticos, el proceso ha estado plagado de insólitas irregularidades», dijo. En el mismo ha habido aspectos «de descaro y acomodo, o el acomodo descarado, del proceso en la Contraloría», agregó.

Fajardo, quien tiene otro proceso por supuestamente no proteger los intereses de la Gobernación de Antioquia al contratar un empréstito en dólares afectado luego por un fuerte devaluación, agregó: «No puedo seguir siendo moderado frente a algo tan descarado. Es infame ser señalado por un fiscal que cree que hubiera podido predecir la volatilidad del precio del dólar, por un contralor que lleva años tratando de condenarme de cualquier manera».

«Voy a dar esta lucha porque tengo la tranquilidad que me dan 22 años de vida pública actuando correctamente. Sé muy bien a quiénes me enfrento en esta lucha desigual, pero no hay alternativa: así empezamos y aquí seguimos»,

Detrás suyo, en el lugar donde habló a la prensa, aparecía escrito una frase que resaltó: «La verdad y la decencia siempre salen adelante aunque a veces se demoren”.