Según datos del Sistema Estadístico Delincuencial y Contravencional (Siedco), el país registró una tasa de 25.1 por cada 100.00 habitantes, la más baja desde 1975.

En el último tramo del mandato del presidente Iván Duque han salido a relucir cifras importantes que ha dejado su gobierno: baja inflación en comparación con países vecinos, mejor crecimiento del PIB en 100 años y, ahora, tasa de homicidios en niveles mínimos en los últimos en 47 años.

De acuerdo a Siedco, Duque redujo una décima en comparación a su antecesor Juan Manuel Santos, quien al momento de dejar la Casa de Nariño dejó un tasa de 25.2 de homicidios por cada 100.000 habitantes en el país.

En el Gobierno de César Gaviria (1990 – 1994), se registró la tasa más alta de homicidios, 77.8. En los cuatrienios de Ernesto Samper y Andrés Pastrana fue de 65.6 y 63.7, respectivamente.

Fue con la llegada de Álvaro Uribe (2002-2006) cuando la tasa empezó a reducir significativamente, de 63.7  a 42.4.

Aunque todavía se vienen presentando atentados en las últimas semanas, Siedco dice que al finalizar el periodo presidencial de Duque, en el segundo semestre del año, la tasa de homicidios puede quedar entre 24.9  y 25.

Además, la tasa de secuestros también registró cifras históricamente bajas, con un porcentaje de 0.28 secuestros por cada 100.000 habitantes

Tras los ocho años del presidente Uribe, con la política de la seguridad democrática, la tasa cayó de 3.06 a 0.84. Al final de los dos periodos del gobierno Santos, ya firmado el acuerdo de paz, la tasa llegó a 0.42.