Versiones de varios medios indican que el terrorista de las Farc habría muerto en un ataque de otro grupo disidente de la guerrilla en Venezuela.

Hernán Darío Velásquez entró a las Farc en 1989 y fue mano derecha del ‘Mono’ Jojoy.

El jefe guerrillero de las Farc responsable del atentado criminal al Club El Nogal en 2003 podría estar muerto.

Según versiones de varios medios, que citan informaciones de inteligencia,  indican que  Hernán Darío Velásquez, alias el Paisa, jefe de la disidencia de las Farc conocida como Segunda Marquetalia, habría muerto cuando su grupo fue atacado por otra disidencias de la misma guerrilla, en este caso el Frente Décimo, en un lugar del estado Apure, en Venezuela, cerca al límite con Colombia entre Arauca y Vichada. Las dos facciones tienen un enfrentamiento por control territorial en esa zona de frontera, donde desarrollan actividades relacionadas con el narcotráfico.

Si se confirma el deceso de ‘El Paisa’ sería el segundo hombre clave de la estructura  de la Segunda Marquetalia, que comanda ‘Iván Márquez’, muerto en los últimos meses. El primero habría sido Jesús Santrich, quien también habría sido dado de baja por disidentes en mayo pasado.

Nadie en el gobierno colombiano ha confirmado esta información que, si se corrobora, pondría fin a la historia de uno de los  personajes más sanguinarios de la guerrilla fariana, responsable de desplazamientos, masacres, asesinatos selectivos, secuestros colectivos y ataques terroristas, especialmente cuando estuvo al mando de la  columna móvil Teófilo Medina.

Esta estructura terrorista tuvo su campo de acción principal en Huila y Caquetá, pero extendió sus acciones a otras regiones, como ocurrió con en el ataque con carro bomba al Club El Nogal, el 7 de febrero de 2003, seis meses después de haber llegado al poder el presidente Álvaro Uribe. La explosión de 200 kilos de C-4 en un parqueadero de la sede en Chapinero Alto del prestigioso club dejó 36 muertos y 200 heridos.

También El paisa’, entre muchos otros crímenes, fue uno de los máximos responsables del asesinato en Caquetá de Inés Cote de Turbay, y su hijo, el congresista Diego Turbay Cote (2000); de la toma del Edificio Miraflores, de donde se llevaron a familiares de varios políticos (2001); del secuestro de un avión con 30 pasajeros, para llevarse al senador Jorge Eduardo Géchem (2002), lo que provocó el fin del proceso de paz del Caguán; del secuestro de los diputados de la Asamblea del Valle (2002); de la masacre de nueve concejales del municipio Rivera, de Huila (2006); y del secuestro y asesinato de Liliana Gaviria, hermana del expresidente César Gaviria (2006).