El empresario, extraditado desde España en noviembre pasado, pagaría cuatro años y medio de prisión y una indemnización de 8.000 millones de pesos a la Ficalía y la Rama Judicial, víctimas de los sobornos a funcionarios.

Este miércoles, la defensa de Mattos, representado por Iván Cancino y Alejandro Sánchez, y la Fiscalía, representada por el fiscal Daniel Hernández, le presentarán al juez que lleva el caso contra el empresario por el delito de por el delito de cohecho por dar y ofrecer en grado de autoría. El aval del togado es indispensable.

Si este se da, quedaría enrutado hacia la finalización el proceso contra el otrora exitoso comercializador de los vehículos Hyundai en Colombia, señalado de pagar más de 2.600 millones a dos jueces de Bogotá y otros funcionarios judiciales para conseguir decisiones judiciales a su favor como comercializador de la marca.

Después de tener la representación durante más de 20 años, Mattos la perdió en 2016 cuando el fabricante surcoreano optó por entregarle los derechos a Neocorp, empresa en Colombiana del grupo ecuatoriano Eljuri, que ya representaba en el país a MetroKia y JAC.

Mattos inició en ese momento una disputa judicial para que el cambio no se materializara y en esa pelea incurrió, según la Fiscalía, en el pago de sobornos. Primero, al menos $2.500 millones entre 2015 y 2016 a varios funcionarios judiciales y al juez Reinaldo Huertas (hoy también en etapa de juicio) para que desviaran una demanda en contra de Hyundai hacia el despacho del togado, quien fallaría a favor del empresario.

Y luego, según los investigadores, Mattos pagó por lo menos $100 millones a la jueza Ligia del Carmen Hernández para que ordenara inspeccionar una filial de Neocorp. La jueza fue condenada por el hecho.

Al verse muy enredado por cuenta del escándalo de los sobornos, el empresario salió en 2018 hacia España, país del cual también es ciudadano, y allí se refugió.

En febrero de 2020, la justicia española aprobó su envío a Colombia, pero Mattos interpuso múltiples recursos que retrasaron su regreso hasta el 17 de noviembre pasado. Desde entonces, permanece en la cárcel La Picota de Bogotá.

En el preacuerdo, se fijó que Mattos aceptaría los cargos e indemnizará con un millón de dólares a la Fiscalía y otro tanto a la Rama Judicial, ambas acreditadas como víctima en el proceso. Además, el empresario pagaría 56 meses -cuatro años y medio- de prisión.

Este mismo acuerdo sería presetando ante el juez que lleva un segundo caso contra Mattos.

Además del empresario y el exjuez Huertas, está siendo juzgado por estos hechos relatados el abogado Álex Vernot, asesor de Mattos, quien hoy está a la espera de un fallo sobre su causa.