Este miércoles se sumó esta lamentable estadística a la crisis que atraviesa el club catalán desde hace un tiempo. La última vez que había sido eliminado en fase de grupos fue en la temporada 2000-01, cuando quedó tercero detrás del Milán y del Leeds United.

El Bayern termina con racha perfecta la fase de grupos y el Barcelona...
Foto: Reuters

Tras la salida de la máxima leyenda del club, Lionel Messi, las noticias en la casa blaugrana no vienen siendo alentadoras. Con la llegada de Xavi, que fue un envión anímico para el mundo barcelonista, se esperaba subsanar la crisis en un dos por tres. Sin embargo, parece que la recuperación llevará tiempo.

El partido contra el Bayern en Alemania parecía perdido desde que el Barcelona regaló puntos en la fecha anterior ante su rival directo de grupo, Benfica. Era una misión imposible, pero que Xavi había ilusionado: “No veo que para ganar haga falta un milagro”, fueron sus palabras.

Sin embargo, pasó lo que se preveía. Fue un partido de trámite para los dirigidos por Julian Nagelsmann. Comandados por Robert Lewandoswki, sentenciaron un 3-0 ante el joven y débil equipo catalán.

El Barcelona sumaba 16 clasificaciones consecutivas a octavos de final en el torneo y, desde que se instauró la Champions en la temporada 92-93, había superado la fase de grupos en 23 de las 26 versiones que había participado. 

“Es nuestra realidad y me jode mucho”, dijo el técnico español tras finalizar el partido y conocerse que quedaron terceros luego de la victoria del Benfica 2-0 al Dinamo Kiev.

“Les he dicho a los jugadores que hoy empieza una nueva etapa. Tenemos que exigirnos mucho más. El Barca no se merece esto. Pensaba que podíamos competir de una mejor manera, pero la realidad nos dice que no”, sentenció el multicampeón y excapitán del club.

Ahora los catalanes deberán competir en la Europa League, que jugó por última vez en la temporada 2003-04, cuando cayó en semifinales ante al Liverpool inglés.

La eliminación de la Liga de Campeones también significa un golpe económico en la dura crisis financiera que atraviesa el club. La directiva tenía en sus planes alcanzar, por lo menos, los cuartos de final para tener 20,2 millones de euros de ganancias y así reducir la deuda del club.

“La palabra fracaso no me gusta. Quien lo intenta nunca fracasar. Podemos hablar de decepción o resignación. Vamos a trabajar muy duro para poner al Barca donde se merece, se lo he dicho a los jugadores”, finalizó Xavi Hernández.