El delantero del Atalanta y la Selección Colombia enfrenta un proceso judicial por aparente incumplimiento de los acuerdos del divorcio de Paula Rentería.

Muriel Atalanta: Luis Muriel, baja en un Atalanta lleno de casos de  COVID-19 | Deportes | Caracol Radio
Luis Fernando Muriel – Foto: Getty Images

La noticia se dio a conocer casi en simultáneo con la salida del goleador atlanticense de la convocatoria para la eliminatoria mundialista por no estar en condiciones óptimas de salud. 

Si bien el equipo italiano dijo que había un brote de covid-19 en su plantilla, no se especificó qué jugadores estaban contagiados ni se supo que Muriel estuviera entre ellos. Esto generó la sospecha de que el problema con la expareja podría estar ligado a su ausencia. 

En entrevista con el medio barranquillero Zona Zero, Rentería expuso la situación. “Yo no quería formar un escándalo ni mucho menos entrar en un problema con él. Pero en vista de que no me responde y no he tenido avances en el proceso, acudo a hacer la denuncia. De un tiempo para acá no está cumpliendo como debe ser”, sentenció.

Según Rentería, con quien Muriel tiene tres hijas de 6, 5 y 4 años, el futbolista no está haciendo los pagos por los valores acordados al momento de la separación.

“No está ejecutando los pagos por los valores que se acordó. Además, habíamos llegado a un acuerdo que él pagaba la educación y el colegio de las niñas y su salud. Ahora me dijo que asumiera eso yo. Él ha dejado de responder como debe desde que se casó con su nueva pareja», agregó.

El trato al que llegaron era que cada mes el delantero de 30 años debía consignar cerca de 30 millones de pesos colombianos; 18 millones a la cuenta de Rentería y 12 más de cupo disponible en una tarjeta de crédito a nombre de él.

Además, también fijaron que, si ella decide irse a vivir a Estados Unidos con las tres hijas, Muriel debe depositarles 13.500 dólares (más de 50 millones de pesos) mensuales  y comprarle un carro.

Finalmente, en la demanda presentada y revelada por Zona Zero, se muestra que Rentería quiere, además de que se cumpla con el acuerdo inicial, que Muriel asuma la salud y la educación de las niñas, que el 50 % del salario de él en Italia sea para ella, que se definan fechas de visita para que pase más tiempo con las hijas. También le pide que pague dos niñeras, servicios públicos de estrato 6 e incluso los gastos de vacaciones.