Foto: AFP

(EFE). Luego de que la jueza leyera cada uno de los cargos (liderar una organización criminal de manera continuada, conspiración marítima para la introducción de narcóticos en Estados Unidos y conspiración para la distribución de narcóticos) por los que podría ser condenado a un mínimo de 20 años, el antiguo capo de la mafia se declaró culpable.

En total eran tres casos abiertos los que tenía el narcotraficante en Estados Unidos pero que se fusionaron en el Tribunal Federal del Distrito Este de Nueva York. En el acuerdo también se estableció un pago de 216 millones de dólares.

Antes de aceptar los delitos, la jueza Dora Lizette Irizarry le preguntó si era plenamente consciente de lo que hacía y le informó de que al aceptar su culpabilidad renunciaba a su derecho de ser juzgado por un jurado.

En la declaración de culpabilidad Otoniel, aceptó su responsabilidad en el tráfico de 96.856 kilogramos de cocaína, la cantidad de droga supervisada entre 2008 y 2021 por el Clan del Golfo, que contaba con oficinas para la recaudación de las ganancias de narcotráfico.

«Toneladas de cocaína se movieron con mi permiso y mis órdenes de Colombia a Panamá, Costa Rica, Honduras y México», con destino final a Estados Unidos, leyó Otoniel ante la jueza.

Úsuga explicó además que en 1997 se incorporó a las Autodefensas campesinas de Córdoba y Urabá, que describió como un grupo paramilitar de extrema derecha para combatir a las guerrillas. Junto a otros miembros comenzó a ofrecer seguridad a narcotraficantes que atravesaban la zona donde operaba.

Según el acuerdo de extradición, la Justicia estadounidense no podrá imponerle la cadena perpetua, ya que esta pena no existe en Colombia.

Compartir

Relacionados

Niños menores de 5 años podrán ser vacunados contra el covid-19
Fajardo y Robledo lanzan partido político de cara a las próximas elecciones regionales