Foto: World’s 50 Best Restaurants.

Este reconocimiento es un preámbulo al listado The World’s Best 50 Restaurants, uno de los más importantes en el campo de la gastronomía y que visitan constantemente las mesas más creativas y vanguardistas de los cinco continentes. 

Por su marcado acento hay quienes podrían asegurar que esta mujer es cartagenera pero la verdad es que ella nació en Cartago Valle y a la edad de seis años, su familia se trasladó a La Heroica, allí se crió y adoptó todas sus costumbres, su sentir, gustos y forjó su carácter, según ella, “uno no es de donde nace, sino de donde pertenece su vestigio histórico y el mío corresponde a la cartagenidad”

Leonor no estudió para ser chef, primero probó en las artes plásticas y luego en la publicidad, después de trabajar varios años en una agencia de publicidad se dio cuenta que ese camino no le permitía satisfacer su espíritu creativo como ella quería y por eso decidió incursionar en la gastronomía, antes de abrir su propio restaurante trabajó en Claroscuro y Matiz, en Bogotá. En este último consiguió cierto reconocimiento que la motivó a independizarse.

En el año 2005, abrió sus puertas el restaurante Leo Cocina y Cava, el cual ahora se conoce simplemente como Leo, el cual ya ha estado incluido en el prestigiosos listado de los 50 mejores restaurantes, en el que intervienen periodistas gastronómicos, comidistas o foodies reconocidos y personas del sector gastronómico, quienes votan por sus preferidos.

Leo actualmente ocupa la casilla 46 y seguramente escalará en el ranking en la entrega del próximo mes de julio.

Antes de su reconocimiento, Leonor tuvo que romper paradigmas para abrirse espacio en la élite gastronómica pues su propuesta de cocina gourmet colombiana no era bien vista por muchas personas, quienes pensaban que la cocina colombiana era exclusiva de restaurantes típicos, fondas y que además no estaba a la altura para engalanar grandes mesas. Ella quería un lugar de alta gama y, además, donde los platos sirvieran de lienzos para demostrar todos sus dotes artísticos desarrollados en las artes plásticas pero en función de la gastronomía.

En 2017, Leonor Espinosa fue reconocida como la Mejor Chef Femenina de América Latina, convirtiéndose en una de las más importantes personalidades de Colombia no solo por sus dotes culinarios sino también por su destacada labor, promoviendo productos y sabores locales colombianos, destacando el valor de la biodiversidad del país y los aspectos sociales de la gastronomía.

Parte del reconocimiento de esta “cartagenera por convicción” radica en la innovación de sus platos. Su concepto, llamado Ciclo-Bioma, se basa en encontrar formas innovadoras de incorporar especies poco empleadas en un nuevo tipo de cocina colombiana moderna, el cual le ha permitido posicionarse como una de los mejores chefs a nivel mundial y de paso visibilizar la diversidad de la gastronomía nacional.

Al principio en esta lista global, no se tenían en cuenta los restaurantes latinoamericanos, en parte por falta de votantes que se fijaran en este continente y también porque los mismos cocineros y comensales latinoamericanos creían que era imposible hacer parte de ese listado. Con el tiempo se empezó a diversificar el ranking  y a fortalecer un estrellato gastronómico continental, los comensales viajeros, empezaron a mirar los lugares pertenecientes a la lista como destinos importantes y fueron surgiendo nuevas listas, exclusivas para Latinoamérica, Asia y hasta de bares. También se han ido otorgando premios especiales como el del mejor pastelero, a los que son promesa y por supuesto el de la mejor mujer chef del mundo, este año para alegría y orgullo de los colombianos, el honor le corresponde a Leonor Espinosa.

Compartir

Relacionados

Musk pide pruebas de las cuentas falsas de Twitter
Policía dice que había micrófonos en sede de campaña de Fico Gutiérrez