El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró este fin de semana que la viruela del mono es una emergencia de salud pública de carácter preocupante a nivel internacional.

A pesar de las consideraciones del grupo de expertos de la agencia de la ONU, encargado de evaluar la crisis, que todavía no ha alcanzado un consenso sobre este tema, el jefe de la OMS realizó esta declaración tras entender que el brote cumple con todos los requisitos necesarios para ello.

«Tenemos un brote que se ha propagado por todo el mundo rápidamente, a través de nuevos modos de transmisión, sobre los cuales sabemos muy poco y que cumple con los criterios del Reglamento Sanitario Internacional», señaló el jefe de la OMS en rueda de prensa.

(Lea también: ¿Qué tan contagiosa es la enfermedad de la viruela del mono?)

En la rueda de prensa, el doctor Ghebreyesus proporcionó las últimas cifras de contagios: más de 16.000 casos registrados en 75 países del mundo, que han dejado cinco fallecidos.

Tedros subrayó que pese a la alerta global el brote «se concentra sobre todo en hombres que mantienen sexo con otros hombres y con múltiples parejas» (98 % de los casos por ahora), un colectivo para el que pidió apoyo a través de asistencia sanitaria y campañas de información sobre la enfermedad. Ello, aseguró, debe hacerse con métodos que protejan la dignidad y los derechos humanos de las comunidades afectadas, ya que, afirmó, «el estigma y la discriminación pueden ser tan peligrosos como cualquier virus».

La experta en viruela de la OMS Rosamund Lewis añadió en la rueda de prensa que el hecho de que los casos se concentren por ahora casi exclusivamente en un solo colectivo puede ayudar al control del brote. «Nos da la oportunidad de trabajar con ese grupo, que pueda aportar sus ideas y mostrar el liderazgo que ya han demostrado durante años en la pandemia de VIH», afirmó la viróloga.

Compartir

Relacionados

Petro invita a indígenas e industria azucarera a una mesa de diálogo
El Papa llega a Canadá, para pedir perdón por los abusos a niños indígenas en internados católicos