Doctor Germán Díaz Santos, coordinador del grupo contra el tabaco de la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía del Tórax / Fotografo: Ricardo Otero

Un fenómeno que ha ganado gran importancia en los últimos años es el uso de cigarrillos electrónicos o del llamado vapeo. Muchas personas entre ellas adolescentes se han dejado tentar por esta tendencia creyendo que son inofensivos o menos perjudiciales que los cigarrillos de combustión.

Revista Alternativa consultó al doctor Germán Díaz Santos, médico internista, neumólogo, epidemiólogo, especialista en trastornos respiratorios del dormir y coordinador del grupo contra el tabaco de la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía del Tórax, quien explicó algunos aspectos importantes de estos aparatos.

  • Revista Alternativa: ¿cuál es la diferencia entre cigarrillos convencionales y vapeadores?

Dr. Germán Díaz: los cigarrillos electrónicos, los cuales hacen parte de la categoría que se conoce como Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (Sean), son todas aquellas formas que tienen una batería, un cargador o un tanque especial y se utilizan para consumir un líquido el cual se transforma en unas sustancias muy pequeñas o microscópicas que se disemina y se ven como vapor, de ahí su nombre de vapeadores.

  • Revista Alternativa: ¿lo que producen estos dispositivos es vapor de agua?

Dr. Germán Díaz: se ha intentado hacer creer que los vapeadores son diferentes a los cigarrillos de combustión, pero los componentes que tienen son prácticamente los mismos, inclusive en algunos casos están mucho más concentrados que el cigarrillo convencional. Lo único que cambia en algunos es la forma de entregar la nicotina y en otros la forma química en que se liberan las diferentes sustancias que hay en cada uno de ellos. Definitivamente una cosa es vapor de agua y otra cosa son los aerosoles de diminutas partículas que pueden viajar más lejos o más profundo dentro del pulmón y dañarlo mucho más.

Foto: Thorn Yang

  • Revista Alternativa: ¿estos dispositivos tienen nicotina?

Dr. Germán Díaz: existen formas que les pueden vender al consumidor que no tienen nicotina, sin embargo en nuestro país no existe hasta el momento ninguna regulación de esos líquidos electrónicos, es decir podrían tener cualquier cosa. Se han hecho estudios en otros lugares del mundo como los Estados Unidos, en los cuales se han encontrado cantidades considerables, vale la pena recordar que la nicotina es uno de los componentes más adictivos que conocemos como sustancia química incluso llega a ser más adictiva que la cocaína.

  • Revista Alternativa: ¿qué tipo de problemas o enfermedades pueden causar las sustancias contenidas en los cigarrillos electrónicos?

Dr. Germán Díaz: en la parte cardiovascular pueden causar aumento de la tensión, engrosamiento de las arterias que conduce muy fácilmente al infarto o a las trombosis, a que se acelere el corazón, se dañen diferentes arterias a todo el nivel del cuerpo. En la parte pulmonar los daños son también muy grandes. Los componentes que tienen son muy similares e incluso más dañinos, sus saborizantes pueden producir asma, bronquitis y alteraciones crónicas irreversibles.

También se relacionan con enfermedades periodontales, alteraciones en los ojos como conjuntivitis y diferentes tipos de cáncer. En esto son solamente modelos en animales porque todavía no ha pasado el tiempo suficiente para tener una evidencia grande pero los ensayos realizados hasta el momento indican que sí son cancerígenos. Utilizarlos pueden ocasionar traumas porque al tener una batería, existe el riesgo de que exploten en el bolsillo por el calor o por un corto circuito. Se han reportado casos de quemaduras a nivel de la boca, daños pulmonares y quemaduras en los genitales cuando se guardan en los bolsillos de los pantalones.

  • Revista Alternativa: ¿el uso de estos dispositivos estimula el consumo de tabaco e incluso de drogas ilegales especialmente en población adolescente?

Dr. Germán Díaz: la mayor parte de los países utilizan algo que se llama las encuestas de salud. La encuesta de salud más conocida, la mejor estudiada y la mejor aplicada del mundo es la de los Estados Unidos, ellos tienen evidencia de que los niños prescolares, preadolescentes, adolescentes y las personas que ingresan a la universidad, al utilizar este tipo de dispositivos van a terminar consumiendo cigarrillo de combustión, es un porcentaje que es muy importante. Se les está vendiendo a los niños y al público en general la idea de que son inocuos, que los pueden probar sin problemas, que no les va pasar nada, pero lo cierto es que pueden ser igual o más adictivos que el cigarrillo de combustión, lo único que cambia es la forma de entrega de la nicotina o de las diferentes sustancias.

Doctor Germán Díaz Santos, coordinador del grupo contra el tabaco de la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía del Tórax / Fotografo: Ricardo Otero

Compartir

Relacionados

Senadores de EEUU piden investigar a TikTok por presunto espionaje de China
Tatiana Toro es la nueva vicepresidenta de la IMU