Foto: Garon Piceli

La demanda contra el Ministerio de Sanidad y Cuidado Social de ese país fue interpuesta por Heidi Crowter, una mujer de 27 años que sufre ese trastorno genético en compañía de Marie Lea-Wilson, la madre de Aidan, un niño que también padece esa afección.

En Inglaterra, Gales y Escocia la ley permite abortar siempre que se haga dentro de las primeras 24 semanas del periodo de gestación, sin embargo, la ley también permite el aborto hasta el momento del nacimiento cuando existe un «riesgo sustancial». Entre los que se incluye el síndrome de Down.

«Estoy muy molesta con el hecho de que los bebés con síndrome de Down puedan ser abortados hasta el momento del nacimiento. Esto me dice que no soy valorada y que valgo mucho menos que una persona sin síndrome de Down. Estoy enojada porque los jueces dicen que mis sentimientos no importan», declaró Heidi Crowter al diario inglés The Guardian.

La demandante no descarta elevar su caso hasta el Tribunal Supremo -máxima instancia judicial del país- y además aseguró que seguirá «luchando» por esta causa al considerar que ya ha logrado «informar y cambiar los corazones y mentes y cambiado las opiniones de la gente sobre la ley».

Compartir

Relacionados

Funcionario de Migración Colombia pide excusas, pero justifica su agresión
Crimen, documental y leyendas del basketball, los grandes estrenos para no salir de casa