Foto tomada de redes sociales 

Se trata de la sargento segundo Ghislaine Karina Ramírez y una niña y un niño que viajaban en un automóvil particular por el municipio de Fortul, en Arauca (noreste) cuando fueron retenidos por el Frente Domingo Laín del ELN el pasado lunes, según informó hoy en un comunicado el Comando de la Fuerza de Tarea Quirón, de la Octava División del Ejército.

«Son niños y mi hija está jovencita», denunció el padre de la sargento, Gerardo Ramírez, en entrevista con Caracol Radio, donde contó que los tres iban a Arauca a visitar al padre, que también es militar, y lamentó que el niño necesita «atención especial» por su espectro autista.

Los hechos ocurrieron antes de que comenzara el cese al fuego que este martes el Comando Central del ELN ordenó a sus filas a partir del 6 de julio y hasta el 3 de agosto, cuando debe iniciar oficialmente el cese al fuego bilateral con el Gobierno, acordado en los diálogos de paz.

«A partir de las cero horas del 6 de julio hasta las cero horas del 3 de agosto de 2023, las estructuras del Ejército de Liberación Nacional deben cesar todas las acciones militares ofensivas contra las Fuerzas Militares y de Policía en todo el territorio nacional», indicó el Comando Central de la guerrilla en un comunicado.

Sin embargo ayer, día en el que el ELN celebraba el 59 aniversario de su creación, asesinó a tres policías en la convulsa región del Catatumbo (noreste).

Dos policías fueron asesinados a tiros cuando estaban desayunando en un restaurante del municipio de El Zulia y otro fue víctima de un francotirador en Tibú, ambos en el departamento de Norte de Santander.

Además, el Frente de Guerra Occidental del ELN, que opera en el selvático departamento del Chocó (oeste), anunció un «paro armado» desde ayer y de forma indefinida en toda la región de San Juan, Sipí, Cajón y sus afluentes, en este departamento. En la zona hay más de 8.000 personas confinadas y más de 650 desplazadas.

El Chocó, situado en la región del Pacífico, lleva varios paros armados de la guerrilla, que está en combates abiertos con las paramilitares Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y que desde finales del año pasado ha expuesto a cientos de personas de esta zona, que viven conectadas a los centros urbanos por ríos, a confinamientos o a desplazamientos forzados.

Queda por ver si a partir de mañana los diferentes frentes del ELN cesan efectivamente sus acciones ofensivas contra el Ejército y las operaciones de inteligencia como pedían los altos mandos o continúan los hechos violentos en zonas como Chocó, Arauca y Catatumbo donde esa guerrilla tiene mucha influencia. (EFE)

Compartir

Relacionados

Reabren consulado colombiano en ciudad fronteriza de Venezuela después de cuatro años
Los talibanes prohíben los salones de belleza para mujeres en Afganistán