La senadora deja la Alianza Verde a una semana de la definición de las listas para Congreso. Se profundiza la crisis en uno de los partidos base de la Coalición Centro Esperanza.

Senadora Angélica Lozano

“El cambio en nuestro país empieza por la forma en la que se hace política y no puedo tolerar más el incumplimiento sistemático de las decisiones tomadas por la Dirección Nacional, máximo órgano de decisión permanente de nuestro partido”

Esta es la razón que arguyó la senadora Angélica Lozano, una de las figuras más relevantes de la Alianza Verde, para presentar este sábado su renuncia a ese partido a tan solo una semana del cierre de la inscripción de listas para  la elección del Congreso de la República.

En la carta del anuncio de retiro, dirigida al secretario general del partido, Jaime Alvarado, Lozano afirma que «la democracia necesita ciudadanos y partidos políticos que dicen la verdad y honran la palabra».

Hasta el momento, no se sabe si Lozano aspirará al Senado con otra denominación política en la lista de la Coalición Centro Esperanza o no volverá al Congreso.

La senadora había venido teniendo fuertes enfrentamientos internos con sus compañeros de bancada de la Alianza Verde, especialmente con aquellos que respaldan la candidatura de Gustavo Petro, impulsada por el Pacto Histórico.

En su carta, Lozano defiende su actuación dentro del partido, los cuales -dice- siempre  “se han orientado por la búsqueda del beneficio colectivo».

Alianza Verde es, por un lado, el partido que gobierna en Bogotá, con su esposa, la alcaldesa Claudia López, y es la organización que respalda formalmente la aspiración del precandidato, Carlos Amaya, en la consulta del Centro Esperanza.

“Angélica, es claro que dinamitar el centro es la estrategia de quienes no quieren un cambio colectivo sino caudillista. El Partido Verde es una fuerza alternativa que es necesaria para transformar a Colombia y cuidar la democracia; debemos hacer ambas y para lograrlo te necesitamos”, escribió Amaya en un trino que se puede interpretar como una petición a Lozano para que reconsidere su decisión.

Mauricio Toro, representante de esa bancada, lamentó a decisión de Lozano pero dijo que compartía sus motivos porque  “no es posible que el futuro de Alianza Verde se decida violando la palabra y honor, desconociendo acuerdos, cediendo a intereses personales y egoistas de algunos. Estoy con mi equipo jurídico revisando alternativas”. Esto deja abierta la posibilidad de otro retiro.

El representante Inti Asprilla, uno de los petristas fuerte entre los verdes y quien aspira al Senado expresó en un trino: “La renuncia de Angelica Lozano se da cuando varios dijimos que la lista al Senado no se puede llamar como la Coalición Centro Esperanza”.

Y en otro anterior celebró la decisión de Humberto de la Calle de lanzarse al Senado, pero agregando: “al parecer irá en la misma lista que yo voy con mi partido. En el gobierno del Pacto Histórico su presencia contribuirá a la consolidación de la Paz. De nuestro lado siempre todo por la unidad”.

Todavía falta detalles por conocer de la disputa que dio origen a esta renuncia y no están claras sus consecuencias tampoco de esta, pero quedan confirmado que Alianza Verde es un partido con una frágil unidad por la diversidad ideológica que ha tenido desde su surgimiento y por los intereses personales marcados que han tenido siempre quienes lo han líderado.