La más reciente exposición ‘Textural Codes’ exhibida en Londres y disponible de manera virtual, explora formas lingüísticas, signos, movimiento y tiempo en las obras de cuatro mujeres latinoamericanas.

Por Alejandra Meléndez / Periodista – Cultura y nuevas tendencias/ @alemelendezg

Un evento masivo que fue creado por redes sociales para visitar la Tate Modern, —Museo Nacional Británico de Arte Moderno— y conocer la historia de obras de artistas latinoamericanas expuestas en este referente mundial de arte, fue la semilla para lo que hoy es Amalgama, un programa y plataforma cultural ubicado en el corazón de Londres, que promueve el trabajo de mujeres hispanoamericanas por medio de exposiciones y actividades culturales.

Su fundadora y directora es Daniela Galán, una colombiana que ejerció como abogada hasta 2013, pero que decidió mudarse a la capital de Inglaterra para dedicarse de lleno a su pasión: el arte. Allí terminó un doble programa de Arte e Historia del Arte y se dio cuenta de que el trabajo de artistas latinoamericanas poco o nada era mencionado y que eso debía cambiar.

Y es que según el informe de UBS & Art Basel, la brecha de género en la industria del arte sigue siendo bastante elevada. Entre 2017 y 2018, el porcentaje de participación femenina aumentó en un 8 % (25 % – 33 %). Este crecimiento sigue siendo bastante bajo si se tiene en cuenta que casi el 70 % de los graduados de MFA y BA en bellas artes son mujeres.

Contribuir a reducir esa brecha de género y visibilizar el arte femenino ha sido precisamente uno de los propósitos de Galán, incluso desde que puso en marcha su primera iniciativa de hacer los recorridos por la Tate Modern y mostrarle a las personas quiénes eran las artistas femeninas que estaban exhibidas y en qué consistía su obra. La historiadora cuenta que en una de sus visitas al museo, le llamó la atención que de las obras latinoamericanas que estaban exhibidas habían tan solo tres mujeres colombianas: Olga de Amaral, Beatriz González y Doris Salcedo.

“Nunca me imaginé que el evento se volviera viral, cientos y miles de personas empezaron a llamarme y contactarme, incluso muchos pensaron que la Tate Modern había organizado una exposición de mujeres artistas latinas, pero gracias a eso empecé a conectarme con varias personas interesadas en el arte de Latinoamérica”, cuenta Galán.

Después de los primeros recorridos que realizó en 2018 en el museo, vinieron festivales y la oportunidad de curar las obras de artistas para diferentes exposiciones. “Lo que más quería no era exponer a las artistas, si no que las recordaran en el tiempo, y la mejor forma era que las personas las pudiesen leer y ver en documentos escritos, en libros”, agrega la fundadora. En 2019, creó el libro Mujeres, Identidad y Diáspora, el cual resalta el trabajo de pintoras que viven y desarrollan su obra en Reino Unido. 

Si el evento fue la semilla para fundar Amalgama, este libro se convirtió en la reivindicación para empezar un proyecto más consolidado. A principios de este año decidió crear la plataforma como una organización sin ánimo de lucro y bajo cuatro pilares fundamentales: el factor expositivo, educativo, de publicaciones y de comunidad. 

“Queremos ayudar a incrementar la visibilidad de artistas latinoamericanas, nos hace falta mucho por recorrer, existen, pero existen otras culturas mundiales que están más presentes como las africanas y las asiáticas. En cambio a Latinoamérica le hace falta mucho por manifestarse”.

Una de las razones de la invisibilidad, según la historiadora de arte Cecilia Fajardo-Hill, “ha sido en parte debido al sexismo, pero, a su vez, porque el sistema, tanto en el continente como a nivel internacional, juzga la calidad del trabajo en función de su visibilidad y éxito, que a menudo les es negado a las mujeres”.

Desafiar los estereotipos y conceptos erróneos que todavía experimentan tanto las mujeres como los artistas Iberoamericanos, es otro de los propósitos de Amalgama, que este año 2020 había empezado con una convocatoria para la exposición ‘Textural Codes’ que se debía realizar en mayo. 

La convocatoria contó con grandes jurados, entre ellos Oliver Basciano, editor internacional de Art Review y Susan McDonald, miembro del comité de adquisición para la Tate de arte latinoamericano. Se presentaron 190 artistas de los cuales se eligieron 15, pero debido a la pandemia, los planes cambiaron. Se seleccionaron cuatro artistas que tenían una coherencia curatorial. 

La muestra, curada por Galán, cuenta con las obras de la colombiana Camila Quintero, la argentina Sofia Clausse, la mexicana Carmen Mariscal, y la venezolana Francisca Sosa López, todas ellas radicadas en Londres. 

La obra de Camila se basa en la percepción abstracta y la relación entre el tiempo y el espacio. “Mi inspiración proviene directamente de la relación que tenemos con el entorno, especialmente con el efecto de los cambios atmosféricos. Exploro un lenguaje visual que implica un nivel de conexión entre el espectador y la obra que busca evocar curiosidad dentro de la percepción del espacio visual”, comenta la artista colombiana, quien tiene dentro de sus obras expuestas Colour Odyssey (2019), Natural System (2018), Wavy (2019) o su más reciente Winter Blues (2020), que fue creada al inicio del año y la cual refleja las tonalidades inspiradas durante y al final de día.

En palabras de Quintero, la propuesta de Amalgama es relevante en la actualidad, no solamente por el espacio que se crea en torno a el arte latinoamericano como tal sino a el enfoque que se le da a la obra y a el diálogo que se genera en torno a ella.

En total son alrededor de 25 obras expuestas que reflejan el talento y el arte femenino. Aunque ‘Textural Codes’ alcanzó a realizarse de manera presencial durante dos semanas en una galería en Picadilly Circus, tuvo que llevar la experiencia a lo virtual debido a las restricciones por la pandemia. “Tener también la exposición de manera virtual nos rompió los límites de poder llegar a más gente, no solo en Londres y en Gran Bretaña. Fue una forma que nos ayudó mucho a eliminar esa barrera y a llevar el arte a todo el mundo”, enfatiza la fundadora de Amalgama.

Con estas iniciativas, las artistas del continente americano, abren una puerta para que con sus obras se aprecie la creatividad y manifestaciones de una región que es diversa y rica culturalmente. 

La exposición ‘Textural Codes’ estará disponible virtualmente durante cuatro meses en www.artamalgama.com/textural-codes.