ANDRÉS PARRA

Por Alejandra Meléndez
Periodista
@alemelendezg

Andrés Parra (Cali, Colombia, 42 años) ha dedicado gran parte de su vida a las tablas. Desde los ocho años empezó a actuar en teatro y durante su carrera le ha dado vida a diversos personajes de exitosas producciones. Se ha metido en la piel del narcotraficante Pablo Escobar, en la serie de televisión Escobar, el patrón del mal, que lo catapultó como un actor de talla internacional. Ha hablado como venezolano y se ha rapado el cabello para interpretar a Hugo Chávez en la serie El Comandante, lo hemos escuchado hablar chileno en la voz del exdirigente de fútbol Sergio Jadue, en El Presidente, una serie de Amazon Prime sobre el caso de corrupción de la FIFA. Y ahora interpreta a Chayo, en El Robo del Siglo, su primera participación en una serie producida por Netflix y que ya está dentro de las 10 más vistas de la plataforma a nivel mundial.

La miniserie cuenta el atraco al Banco de la República de Valledupar en octubre de 1994, en el que un grupo de ladrones se llevaron la suma de más de 24.000 millones de pesos. El hurto de hace 26 años es considerado el mayor robo de dinero en la historia y conmocionó a Colombia, al punto de que hubo que emitir una nueva familia de billetes. En entrevista con Alternativa, Parra habló sobre cómo ha sido el recibimiento de la serie a nivel internacional, sus próximos proyectos y el futuro de las producciones colombianas en las plataformas de streaming como Netflix.

‘El Robo del Siglo’, se estrenó el 14 de agosto y después de cinco días ya estaba dentro de las 10 series más vistas en Netflix a nivel mundial. ¿Cómo ha recibido este éxito de la serie?

Muy felices y además muy sorprendidos. En realidad los que hacemos audiovisual estamos más acostumbrados a que las cosas pasen como de agache, a que se reciban así de esta manera. Estoy muy orgulloso de la serie porque creo que se está llegando a un nivel muy bonito de trabajo, sobre todo en este caso, en todo el equipo que compone la serie, el detrás de cámaras, desde el departamento de arte, de vestuario, maquillaje, montaje, el sonido, la edición y la fotografía, ha sido un trabajo impecable del que estamos todos muy orgullosos.

En la serie vemos a muchos actores colombianos de la ‘vieja guardia’, gente con mucho peso como Marcela Benjumea, Christian Tappan o Waldo Urrego… ¿cree que Colombia puede convertirse en un referente de producciones nacionales para Netflix como ha ocurrido con las telenovelas que se exportaban a diferentes mercados?

Con toda humildad creo que sí. Creo que más allá de los actores, tiene que ver con el talento que se está revelando en esa parte del detrás de cámaras, con esta generación nueva. La sensación que tengo es que antes, toda la gente que componía estos departamentos tenía una formación muy empírica, aprendiendo desde la experiencia, la prueba y el error. Ahora con esta nueva generación que ha tenido la oportunidad de formarse, de estudiar, de viajar y volver, sumado a la experiencia de los otros, estamos llegando a una madurez audiovisual que es justamente la que se está exigiendo en este tipo de plataformas, las series tienen que tener una calidad especial, desde la historia, la puesta en escena y la edición. 

Yo siento que si vamos a llegar a eso, es algo que he leído repetidamente en redes sociales de gente de otros países, que dicen “cuando iremos nosotros a lograr algo así”… creo que es un proceso y Colombia va muy bien, siento que tenemos que estar muy orgullosos de este tipo de series porque no tienen mucho que envidiarle a lo que ya se está logrando en España por ejemplo o en Estados Unidos que se logra desde hace años.

Hay muchos que comparan ‘El Robo del Siglo’, con ‘La Casa de Papel’… ¿se ha visto la serie o se la vio para preparar el personaje de Chayo?

Ya me la había visto, pero no me la volví a ver para preparar el personaje de Chayo, yo a eso le tengo mucho susto porque creo que uno inconscientemente termina imitando a otro actor. En ese caso prefiero ver otras actuaciones de otros actores en otros proyectos, dependiendo de lo que esté buscando. No recuerdo a quién estuve mirando pero me desmarque un poco de La Casa de Papel y curiosamente nunca se me pasó por la mente la comparación. No tenía nada que ver una cosa con la otra, fue solo cuando se anunció la serie que la gente empezó a hacer esa comparación.

Usted hace mucho ejercicio por lo que muestra en sus redes sociales, ¿este nuevo estilo de vida influyó en la preparación de Chayo? ¿Cuánto tiempo tardó en prepararlo?

No, digamos que a mí el cuerpo me ha venido cambiando y me ofrecen personajes que estén acorde a ese cuerpo nuevo, no me adelgacé más por Chayo. La peluca fue una propuesta de la maquilladora con los directores, que querían un look más noventero. La serie de alguna manera está muy inspirada en las telenovelas que estaban muy de moda en la época, de hecho hay una escena de Café en la serie. El día que me puse la peluca me dio mucha risa porque dije “vamos es hacer la vida de Víctor Mallarino”.

ANDRÉS PARRA

Preparé el personaje de Chayo en dos meses y como realmente no hay mucha información sobre él, me aferré a la propuesta que había en el guión, pero partí de la base de pensar en eso, en un hombre que había estado en la calle, que había pasado por “El Cartucho” o “El Bronx” en su momento, y que toma la decisión de hacerse ladrón, pero ladrón de categoría. Me sorprendió mucho que eso exista, corporaciones ejecutivas que se dedican a eso, a robos de categoría. Ese concepto de la delincuencia de él me llamaba mucho la atención y la creación del personaje fue desde ahí y cómo lograr hacer un personaje real, que se viera realista, que sonara realista.

Usted viene de interpretar grandes personajes como Escobar, Hugo Chávez y recientemente a Sergio Jadue en el ‘Presidente’ ¿cómo hace Andrés Parra para adherirse a la piel de cada uno de estos personajes y no encasillarse en uno solo?

Encasillarse o no, definitivamente depende de uno. Eso es una decisión que uno tiene que tomar y pagar el precio de no dejarse encasillar. Por un lado es dejar de ganar mucha plata, porque no te puedo contar la cantidad de propuestas que me llegaron después de interpretar a Escobar, para seguir haciendo de Escobar, desde estar en producciones hasta ir a matrimonios disfrazado. Es aprender a decir no. Me he logrado desmarcar y tengo más claro que es lo que no quiero hacer, que lo que sí quiero hacer.

¿Y qué no quiere hacer?

Narcos, yo creo que ese mundo ya lo exploré completamente, ya no tengo nada más que contar, no tengo ninguna otra reflexión que hacer. 

Me sorprendió mucho que existan corporaciones ejecutivas que se dedican a los robos de categoría

ANDRÉS PARRA

Para los productores en su momento es la apuesta ganadora, un tipo haciendo de narco durante los próximos 15 años asegura una audiencia, eso es muy bueno para ellos, pero para el actor es pésimo, es un tema que ya está superado. Tampoco me llama mucho la atención los proyectos magicómicos, demasiado chistositos, que no tengan mucha sustancia, que sean personajes que incomoden, que molesten, para hacer cosas que sean muy light, prefiero quedarme en la casa.

‘El Robo del Siglo’ tiene escenas de acción pero también de mucho humor…

El humor de la serie es un humor negro, un humor inteligente, no es un humor empujado, rebuscado. La consistencia de la serie es otra y la gente pasa por muchos géneros en la serie.

Este 2020 arrasó en las plataformas digitales con ‘El Presidente’ en Amazon Prime y ahora ‘El Robo del Siglo’ en Netflix, ¿Sueña con llegar a Hollywood?

Yo con Hollywood no sueño, pero no desde una prepotencia, es que me parece algo tan inalcanzable, como para otra gente, que prefiero no amargarme la vida pensando la vida en Hollywood. Admiro mucho a la gente que toma esa decisión de irse a Los Ángeles a “buscar chamba”, yo ni loco, porque creo que uno tiene que tener una estrella, que yo no tengo. Creo que si eso va a suceder me van a llamar a mí. Lo que no voy a hacer es perderme la oportunidad de estar en todo lo que está pasando en Latinoamérica por irme a Los Ángeles.

Después de ‘El Robo del Siglo’ ¿Qué viene? ¿Ya hay nuevos proyectos en marcha?

No tenemos idea que va a pasar. Yo tenía una comedia en Argentina en septiembre, ya no sabemos si se va a lograr hacer, o no, por lo pronto en lo que estamos todos es que los ahorros nos alcancen y esperar a ver esto cuando va a abrir, porque yo no estoy trabajando desde diciembre, mi último proyecto fue El Robo del Siglo y ha sido paradójico porque es un año en el que todo el mundo ha estado quieto y yo tuve la suerte de estrenar dos series.

Y estrenar dos series en plena pandemia…

Para mi ha sido positivo porque tenemos mucha más gente dispuesta a ver series, gente que le escribe a uno agradeciendo que se pudieron distraer un tiempo y pensar en otra cosa, creo que eso también hace parte de nuestra función, de lo que se trata nuestro trabajo. ¿Qué hemos perdido? realmente lo único que perdimos fue el estreno en la alfombra roja y demás, pero a mi eso no me desvela.

¿Con qué personaje sueña, a quién le gustaría interpretar por el reto que supone construir el personaje?

Yo tengo atravesado a su majestad don Walter Mercado.

¿Porqué Walter Mercado?

Porque desde niño le tenía una profunda admiración, me parecía un personaje rarísimo, por sus capas, los anillos que usaba, era muy llamativo. De hecho muchas veces me disfracé de él. Alguna vez en una obra de teatro del colegio, a un amigo le tocó ese personaje y yo morí de envidia.

Después él desapareció, no se supo nada más y me olvidé un poco de él también. Luego de repente muere y Netflix estrena un documental que obviamente vi y ahí lo confirmé, dije “este señor se merece una miniserie absolutamente”.

¿Qué prefiere como actor: las películas, series en plataformas digitales o el cine convencional?

Yo soy más de la casa, pero porque soy un perezoso que no le gusta salir. Pero no sabemos en 10 años cómo será esto, porque también la tecnología está permitiendo que la gente monte un teatro en casa y creo que cada vez va a ser más económico y más fácil hacerlo.

¿Qué es lo primero que va a hacer cuando se acabe la cuarentena y volvamos a la normalidad?

Al otro día, si es que no es esa misma noche… cojo mi carro y me voy para una finca por ahí unos 10 días y después me voy para Cartagena, mi esposa es cartagenera y nos hace mucha falta el mar, la gente, los costeños, el raspao, los helados, la caminada por el Centro Histórico.

 

 

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente