Del Día cero al cierre, las sensaciones y reflexiones que quedaron del encuentro anual de Colombiamoda (versión híbrida 2021) en la “ciudad de la eterna primavera”. La experiencia tocó fibras.

Día 0

Vuelve la sensación de la eterna primavera. Los tacones, el correcorre, las escaleras, el clima cálido y las escarapelas. Es Colombiamoda 2021 en Medellín y esta vez estamos aquí junto a la organización Vístete de Colombia para verlo y vivirlo (todo mientras exaltamos el talento local). ¡Qué lindo sentirlo de nuevo! Bajo el título de Mira de nuevo, Diego Guarnizo presenta su colección –después de su paso por la covid-19, una experiencia que lo llenó de amor y gratitud por la vida y el tiempo presente– “Agarrémonos de la mano de nuevo” y “… protejamos a nuestras mujeres” son unos de los tantos mensajes que junto a Avon y su fundación para la mujer recalcó durante la apertura de Colombiamoda 2021, que estrenaba formato híbrido entre presencialidad y virtualidad, así como la unión de las plataformas de Colombiatex de las Américas y Colombiamoda.

Una oda al amor, a lo bonito del ser, música que evoca feminidad y positivismo, y canastos –como les llamamos usualmente en Colombia– “4 tetas” como accesorios que complementan el mensaje de la transparencia y el brillo del espíritu. Un mensaje que se refuerza en los materiales, en el uso de las telas, en los recursos de estampación, las transparencias y la materialización de las mariposas amadas de García Márquez como símbolo de la evolución y el progreso del alma femenina. 

Una colección que nos llama a mirar con detenimiento y apreciar que detrás de cada ser hay una historia muy poderosa. 

UPB

En el marco de Colombiamoda, la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) celebró los 20 años de su Facultad de Diseño de Vestuario con un desfile que reunió a 25 egresados que hoy reafirman de manera contundente el sistema moda local. 

De las sensaciones que me quedaron ayer me agradó ver la apuesta de marcas nacionales por desdibujar más y más las líneas de género en el espacio comercial, así como por moda masculina más propositiva. En especial, hubo una serie de looks que llamaron mi atención por el uso de la “calle” en la “pasarela». Una figura que en moda le llamamos trickle up y que consiste precisamente en eso, en tomar elementos cotidianos y elevar sus universos. Me gusta pensar que somos un país en donde la juventud creativamente representa sus capas en sus calles. 

De igual forma, me gusta pensar que el enfoque en el activewear y la demanda de esta categoría representan a la vez un país en constante movimiento. De las aún latentes vivencias pandémicas podría decir que estamos viendo el nacimiento del lounge-chic-wear, que en mi cabeza son piezas de loungewear con un elemento de diseño especial y algo de sensacionalismo en comparación con las prendas del día a día. El desfile cerró los saludos de los egresados, cada uno desde sus empresas; hoy por hoy son protagonistas de la reactivación de nuestro querido sector moda. 

¡FELICES 20 AÑOS, UPB!

Beatriz Camacho

“Flor de Sal” es el nombre de la última colección de Beatriz Camacho en el marco de Colombiamoda. Un atardecer anaranjado; de fondo, lo que parecía una samba y mujeres que se movían como el viento fue la puesta en escena que la diseñadora escogió para exponer las piezas de esta creación que llegará a las tiendas a principios de octubre y que la acompañarán al Costa Rica Fashion Week en las semanas entrantes. 

Esta colección significó una experiencia especial para la marca, ya que es un poco más cercana al “ready to wear” de lo que usualmente estamos acostumbrados a ver en las puestas en escena de Beatriz. Con un Colombiamoda estrenando formato, no es un secreto que la feria este año –y así mismo estar en ella– presenta un reto mayor para los diseñadores. Por ello hay que destacar la importancia de apoyar la reactivación del sector y con esto los esfuerzos tan relevantes de marcas como BC, que se adaptan con finura y rapidez a un consumidor cambiante, exigente y que cada día requiere más calidad de información. 

De la colección, en específico, me gustaría contarles que una vez inició el show una calidez bonita me invadió y, sin querer queriendo, estuve sonriendo por un largo tiempo. Considero que esta diversificación de estilo junto con la exploración de una colorimetría distinta dio como resultado piezas fabulosas con calidad atemporal y alegre que nos devuelven las ganas del escapismo y la vida. 

Beatriz Camacho tiene una mística femenina muy especial, distinta y auténtica que comprende con gran finura la mujer salvaje que aprecia la libertad, el movimiento y el poder de lo inesperado. Igualmente, una capacidad de edición maravillosa que se traduce en construcción y patronaje de maneras únicas, lo que definitivamente deja una huella especial en el tiempo y en la memoria estética. 

Se trata de una colección que nos recuerda que la vida es linda, que sonreír es hermoso, que los atardeceres nos dan nostalgia, que la feminidad tiene muchos matices y, sobre todo, que queremos salir pronto a retomar nuestras vidas sin temor a la covid. 

¡Ah!: Los zapatos (que estuvieron muy cotizados el día de ayer en mis redes sociales) son de la diseñadora local Jessi Caballero, un toque complementario fascinante para una colección de sentires bonitos. 

PS: Nuestras maravillosas fotografías son de Brian Rodríguez. @brianrodriguezph

Manuela Álvarez

“QUE LA MONTAÑA TE QUIERA,

QUE LA VIDA TE SOSTENGA,

Y QUE EL AMOR TE ENCUENTRE”.

Este es el mantra por medio del cual la diseñadora Bogotana Manuela Álvarez conceptualizó, presentó y musicalizó su colección para el Grupo Éxito y su marca Arkitect el día de ayer en Colombiamoda. Una colección que me tocó fibras porque nace de la necesidad de visibilizar varios factores: moda y economía, moda y artesanía y, finalmente, moda y grandes plataformas. 

Se destapa la gran pantalla en Plaza Mayor y empieza a desplegarse una serie de imágenes del Nevado del Ruiz. “Cuando llegamos a grabar nos dijeron que la montaña era muy pasional”, de ahí “que la montaña te quiera”, “que la vida te sostenga” el dejar fluir a través de la pandemia y “que el amor te encuentre”: darle voto de confianza a la vida en cuanto al amor se refiere.

“Yo soy amante de la buena música en las pasarelas porque para mí es importante generar esa conexión de la presencialidad en potencia; no hay nada que conecte más que la música en vivo”, dijo la diseñadora y así fue. Era imposible ignorar la nube de humo –simulando la neblina del nevado, posterior al fashion film– por donde salió con potencia el primer look. Una colección que recae en nuestra tradición y en esas mujeres que por medio de saberes como el macramé dejan mensajes para el mundo. Las piezas, casi todas intervenidas a través de este arte, hacían un balance precioso con las siluetas comerciales que Manuela manejó con mucha inteligencia para la plataforma de Grupo Éxito. 

“Los saberes están tejidos; por allí expresamos lo que somos, bendecimos a otras mujeres”. Estas eran algunas de las palabras que se escuchaban al iniciar el desfile, en un formato entrevista, mientras se les daba visibilidad a las artesanas y a las familias que desplegaron su sapiencia en esta colección. En términos de diseño, considero que Manuela Álvarez tiene una voz tan fuerte y definida –producto de su práctica constante a lo largo de los años– que es imposible no escucharla sin importar que trabajo colaborativo realice. Siluetas atemporales, minimalistas, con guiños artesanales de los que a ella le gustan; piezas para la vida cotidiana, uso fresco del tejido de punto y sus derivados; prendas para quien va al trabajo en cualquier medio de transporte o se dedica a cualquier tipo de profesión; reflejo de mujeres contemporáneas con piezas capaces de transformarse con facilidad del día a la noche y con un componente muy especial en su haber: una combinación muy especial de precio, diseño y calidad.

El futuro –y el presente cuasi inmediato, en mi opinión– del talento local tiene cara de Manuela Álvarez, tiene cara de mujer de la montaña, tiene cara de una joven diseñadora que fiel a su visión ha creado un nuevo arquetipo de lo que podría ser el estilo colombiano: llamémoslo quizás un artesanal-lounge-minimal en donde hay cabida para todo tipo de mujeres, siluetas, saberes y, lo más importante en esta ocasión, billeteras.

Si pueden, por favor, corran al Éxito más cercano y compren alguna de las piezas de esta fabulosa diseñadora bogotana que ha sabido cómo leer, diseñar y ornamentar a la mujer a lo largo de los tiempos y, en mi concepto, merece mayor reconocimiento, exposición y oportunidad dentro de la industria por llevar el estilo de Colombia al siguiente nivel. 

Fotografía: Andres Espinosa x Vístete de Colombia

 ‘Épica’ ft. One Half

“One-Half representa que somos la mitad de una historia que está construyéndose y en constante movimiento”.

Así describen sus creadores a la nueva marca de jóvenes diseñadores que fue seleccionada para la pasarela Épica, show previo al cierre de la feria. 

Una propuesta comercial de universo femenino configurada a partir de tejido de punto y con un aire de juventud. Llegan a mi mente palabras como minimalismo, normcore y athleisure mientras veo pasar cada uno de los looks. Es la percepción de la vida pausada, y en el backing de la muestra, el agua que corre en contraste con el sol y su reflejo en el techo, como imagen central para toda la colección. 

Hay un cambio de ritmo que nos indica que el show ha llegado a su fin, empieza el carrusel de modelos y con el caminar del último look a la oscuridad, los gritos de éxito en el backstage nos recuerdan que la moda es un animal de ciclos y que si bien para unos Colombiamoda se ha convertido en un hábito para otros es una ventana, una oportunidad, un sueño de muchas vidas que después de mucho esfuerzo y tiempo se vuelve una realidad. 

Juan Pablo Socarrás

El cierre de Colombiamoda 2021 estuvo en manos de Juan Pablo Socarrás y –valga la redundancia– sus historias hechas a mano. En unión con Coca-Cola crearon una colección con un fin específico en beneficio de las historias que se tejen a través de artesanos de nuestro país. 

Un común denominador en esta edición de la feria fue el híbrido de fashion film y fashion show. Una antesala curada por cada diseñador en donde es posible, a manera de abrebocas, documentar al público en relación con el proceso creativo y de producción de prendas que veremos a continuación. 

Se acaba la parte informativa y surge de las sombras un vestido espectacular que esboza un tejido sobrepuesto y con una marquilla de tamaño considerable –podría decir que casi en la misma proporción a las que se usaban en los desfiles para enumerar los looks hace décadas– en donde es posible apreciar los detalles artesanales de cada producto. ¡Qué manos lo tejieron, qué manos lo confeccionaron!; una etiqueta que busca reconocer cada vez más que cada una de estas prendas aporta su valor único dentro de las “historias hechas a mano”.

“MAGDALENA” es el nombre de la colección y cuenta la historia del río Magdalena personificado en el cuerpo femenino. Una mujer que a medida que va atravesando el río encuentra puertos en donde recoge a unos personajes que han marcado la historia del universo de moda Socarrás: los hombres. Un desfile mixto que nos hace soñar con los oficios, un encuentro en cada puerto, una propuesta de piezas unisex que delicadamente y con coquetería desdibujan las líneas de ‘él’ y de ‘ella’. 

Sigue corriendo Magdalena y de sus aguas surge un look que parece un miniblazer que hace un guiño –nuevamente– a la herencia del universo del traje masculino de Socarrás. El canasto 4 tetas aparece como la gran apuesta por el accesorio de la temporada, y un look de flecos inferiores fluye hacia mí como piedras que lleva el río.

El río manso y caudaloso, al mismo tiempo, como un matrimonio entre artesanía y silueta, el hablar de Magdalena. Pasa frente a mí un top solo de chaquiras que brillan al bailar y cuentan una historia de formas, colores y tradiciones mientras al fondo se escucha “Magdalena Ven, Magadalena Eeeh, Tu canto feliz me llena, mi tierra de saber, Magdalena Eeeh”. ¡Cultura de la ribera que nos llama y nos invita a explorar lo nuestro!

PS: La colección estará disponible dentro de un mes. Los invito a estar muy pendientes porque en esta ocasión Socarrás y Coca-Cola crearán una plataforma de ecommerce con la colección Historias hechas a mano, en donde se le podrá comprar directamente a cada artesano la pieza que se prefiera. Una apuesta por capacitar, visibilizar y generar independencia a cada uno de estos personajes que tejen hilo a hilo la historia de nuestra cultura.

Mucho amor y sabrosura pura,

su latingal x Vístete de Colombia Edition,

Beli 

Compartir

Relacionados

Hablemos de terror con Andrés Beltrán
"Se alborotó el gallinero"