Según el Barómetro 2020 del portal especializado Viajala, Corozal es uno de los destinos tendencia para este año por su riqueza natural y el gran crecimiento que ha tenido en los últimos tiempos.

Por Laura Tobón

Presentadora y empresaria colombiana

@laura_tobon

Los paisajes, la gastronomía y la calidez de nuestra gente son un atractivo para millones de turistas que llegan cada año a Colombia, ya sea a playa, montaña o a ciudad. Colombia es riqueza y sus destinos son un reflejo de ello. Corozal, municipio del departamento de Sucre, en la costa Caribe colombiana, ha sido uno de los lugares que han aparecido poco a poco en el mapa como una opción más para visitar, para desconectarse y sumergirse en un clima tropical rodeado de rincones que enamoran. 

De acuerdo con el Barómetro 2020 de “Viajala”, que se especializa en búsquedas de vuelos y hábitos de consumo, este destino, ubicado a 15 kilómetros de Sincelejo, fue — junto con Florencia (Caquetá)- de los que más se destacaron como los destinos tendencia para este año, una revelación que causa sorpresa, pues ninguno de ellos es identificado a primera vista como una potencia turística en el país.      

El estudio arrojó que las búsquedas de Corozal aumentaron en 24 % y los precios de los vuelos se redujeron en 18 %.  Según el buscador digital, esto se debe a que Corozal es una de las «puertas de entrada» a Sucre. Su aeropuerto, Las Brujas, tiene rutas desde Bogotá y Medellín y opera con todas las medidas de bioseguridad. 

Viajemos por nuestro país. Viajemos de manera responsable y apoyemos el turismo local sin olvidar que aún debemos seguir cuidándonos.

Su agradable clima invita a disfrutar de las calles soleadas, caminar por la Plaza Central, ver los elegantes edificios de estilo arquitectónico republicano, construidos a finales del XIX, y visitar la Iglesia San José,  uno de los lugares más recomendados. Paseando por la ciudad se pueden      apreciar las casas edificadas entre los estilos republicano y neoclásico, y otras construidas con bahareque y paja donde sobresalen los rastros de las culturas indígenas que formaron parte de este territorio, que hoy conserva una importante área de bosque natural y que sirve de hábitat a especies animales nativas como ardillas, armadillos, monos, camaleones, iguanas y guacamayas, entre otros. El contraste entre lo republicano y lo tropical hace de este municipio, y de Sucre entero, un rincón para descubrir y dejarse sorprender. 

Además de sobresalir por su arquitectura, Corozal, que recientemente cumplió 246 años, también atrae a miles de viajeros por la variedad de playas circundantes, gracias a su cercanía con Tolú. Playas aisladas y claras en las que se pueden practicar actividades acuáticas y ecológicas mientras se recorren sus paradisíacos corredores naturales y se observan los atardeceres colmados de tonalidades anaranjadas para no olvidar. Dentro de las más recomendadas se destacan: Punta Piedra, Playa Caimán, Playa Divina, Playas El Francés, Palma Linda y Punta Azul.

La exuberante gastronomía es otro de sus atractivos y se caracteriza por usar ingredientes que se cultivan en la región, como el arroz, el mango, el limón, el tamarindo y el plátano, protagonistas de preparaciones típicas del municipio: el patacón con queso, el mote de guandú, el arroz con coco o de cañandonga y los jugos de tamarindo, de corozo y de matraca. 

Corozal es un destino completo que integra historia, cultura, biodiversidad y playas con aguas cristalinas. Hoy esta ciudad está preparada para recibirnos nuevamente bajo todos los protocolos de bioseguridad y protección.