Lo que tanto criticaba el candidato presidencial de la izquierda radical, sobre la conformación de las listas cerradas al Senado de otros partidos, terminó en su movimiento Pacto Histórico.

El precandidato propuso acabar los contratos petroleros en Colombia. Foto: Colprensa
Gustavo Petro, candidato presidencial. Foto: Colprensa

Como líder del Pacto Histórico, Petro presentó su lista de candidatos al Senado -encabezada por el senador Gustavo Bolívar y a quien le siguen la congresista María José Pizarro y Alexánder López, del Polo Democrático-, pero también sus listas en cada departamento para la Cámara de Representantes.

En la de Bolívar, que acaba de ser presentada ante la Registraduría como todas al cierre del plazo establecido para hacerlo, se encuentra, paradójicamente, Sandra Villadiego, esposa del excongresista Miguel Ángel Rangel Sosa, condenado por parapolítica.

Petro y sus allegados, que debatieron y combatieron a los parapolíticos y juraban no hacer nunca pactos con ellos y sus familiares para ganar elecciones, terminaron haciéndolo.

En octubre, Gustavo Bolívar había tuiteado: “Esposa de parapolítico mata al Pacto Histórico. #FindelComunicado”. Sin embargo, el polémico senador no siguió agitando el tema y hoy está en el primer renglón de la lista al Senado.

Rangel Sosa es un parapolítico condenado a 90 meses de prisión por la Corte Suprema de Justicia, por delito de concierto para promover grupos armados al margen de la ley en su aspiración al Congreso en el año 2002 en Magdalena.

Ante la revelación hecha en La W, Petro dijo: “No intervengo en las decisiones que libremente toman las agrupaciones diferentes a la mía (…) hasta donde tengo entendido, la lista de allá (Bolívar) es abierta y nada tiene que ver conmigo. Ese no fue el criterio del Pacto Histórico”.