La maestra y el Nobel, la novela de Gabo que será llevada a la gran pantalla

Por ANA MARÍA VÁSQUEZ

La cinta se basará en la historia del libro de Beatriz Parga que narra la vida de Gabriel García Márquez con su maestra de primaria, Rosa Fergusson

La periodista Beatriz Parga Carrisoza, llegó a los Estados Unidos a los 24 años, con una beca, dos hijas y una  maleta repleta de sueños. Es autora de libros como, El Macho Latino, La cenicienta de la Casa Blanca y La Maestra y el Nobel, este último basado en la entrañable historia de Gabriel García Márquez con la maestra Rosa Fergusson, del cual se está preparando la realización de una película. Uno de los productores será Niels Juul, quien ha estado al frente de dos películas de Scorsese y un productor americano, de origen Eslovenio. 

En medio de la pandemia por el Covid-19, hablamos con Parga y nos contó detalles sobre la realización de la película mientras escribe su sexto libro, Phantopia.

ALTERNATIVA: ¿En qué va la realización de la película de la Maestra y el Nobel, cómo sucedió esto?

Beatriz Parga: Siempre he pensado que las cosas no ocurren cuando uno quiere, sino cuando Dios lo dispone. Espero que este filme llegue a ser lo que habría sido el sueño de Gabo. Como escritor ya tiene un «Oscar» celebrado en todo el mundo. Y el único Nobel colombiano. Con esta extraordinaria historia, que tan generosamente me entregó de su niñez y su maestra Rosa Fergusson, podría aspirar a un Oscar de la Academia, que sin duda, recibiremos a nombre de García Márquez, porque es a él, a quien le pertenecería.

¿Por  qué le dio a usted la historia de su maestra de infancia? Estábamos en periódicos rivales, Gabo en el Espectador y yo en El Tiempo, vivíamos en mundos opuestos y muy diferentes en las ideas y posiciones. Cuando le pregunté, porque a mí, me respondió, “porque nadie escribiría la historia mejor que tú”. Casi se me cae el teléfono, cuando escuché esta frase.

La maestra y el Nobel, la novela de Gabo que será llevada a la gran pantalla

La Maestra y el Nobel, recrea nuevamente al pueblo de Aracataca, en Colombia, “El macondo», descrito en la novela Cien Años de Soledad. Es la historia de un niño de cinco años, quien vive fascinado por la maestra Rosa Fergusson de veintidós años quien le cuenta extraordinarias historias, le enseña a leer y a escribir, descubriéndose para este pequeño, su verdadera vocación: la literatura. Creándose así la entrañable vivencia de aquellos años de formación del Nobel, visto a través de los ojos de la maestra.

En esa época García Márquez y varios de sus compañeros de clase, a instancias de la maestra, volaban sobre árboles inusuales, vivían en mundos fantásticos,  y pensaban en los olores de las frutas, como «el olor de la guayaba», que Gabo se llevó impregnado en su piel para México.

¿Usted cree que Gabo estaba enamorado de su maestra, siendo sólo un niño de cinco años? Sí, creo que siempre tuvo una chispa especial de amor, y creo que fue correspondido platónicamente, por su profesora. Es más,  cuando recibió  el Nobel en Estocolmo, se lo dedicó a ella.  Y ella, si lo amó, fue en silencio, por cuanto había  una diferencia de edad sustancial.

¿Cómo conoces a la Maestra Fergusson? Gabo, me llamó un día desde México y me dijo: “Parga, la Maestra está en Miami porque está aprendiendo inglés”. Rosa era hija de uno de los directivos de las bananeras en el Magdalena, pero nunca aprendió el idioma de su padre. En este momento tenía 68 años. Nos hicimos buenas amigas, y durante esos seis meses y largas horas de conversación, café , y frases en inglés, nació esta fantásticas historia.

¿Qué cree que vio Gabo en usted que no vio en otros escritores? Mi intrepidez. Veía en mí algo de su propio estilo y mi carrera de periodista que en los años 80s, yo hacía para CNN en Inglés y para la Revista Caribbean Review. Yo seguía las luchas de los contras en las montañas de Nicaragua, volaba a entrevistar a Omar Torrijos en Panamá y luego a Alfonso López Michelsen. Otro día a Edén Pastora, el ya olvidado Comandante Cero, y a César Chávez, el mítico líder  de los trabajadores agrícolas de Estados Unidos. Hasta que pensando en mis dos hijas, -mi único hijo varón no había nacido aún-, decidí  alejarme del mundo de la trinchera política. Cuatro días después de haber tomado esta decisión, una bomba explotó en una rueda de prensa de Edén Pastora, dejando un reguero de muertos y heridos. Yo debía asistir a esa rueda de prensa. 

Entonces, ¿se alejó  definitivamente del mundo de la reportería internacional? En ese momento, mi amiga Cristina Saralegui, me dijo: «Parguita, te van a matar, vente a trabajar conmigo”. Me buscó trabajo en la farándula, y entré como directora de Prensa del sello RCA Records y así llegué a conocer desde adentro cómo funcionan las disqueras y el mundo de las relaciones públicas. Luego trabajé con Cynthia Hudson de CNN en español, como directora de asignaciones, de un programa del Canal 23, que precedió más tarde el lanzamiento de Primer Impacto. Luego llegué al Nuevo Herald y allí estuve siete años como reportera y columnista, pero me llamaron para dirigir, «Viva Semanal», el periódico del exilio cubano. Yo recibí este diario en números rojos y siete semanas más tarde, lo tenía produciendo ganancias de 75.000 dólares semanales.

Sobre los detalles de la producción de la película Beatriz Parga habla poco. Lo hace porque tiene un contrato de confidencialidad. Se ha sabido que una de las candidatas para interpretar el papel de la maestra Fergusson fue Sofía Vergara. Su manager nos dijo que tenía la agenda ocupada hasta finales de 2021, pero dejó una puerta abierta a esta posibilidad. Sin embargo, más allá de los actores, el rodaje quiere mostrar  el lado humano de García Márquez y la maestra. El productor estuvo a comienzos del 2019 en Colombia, buscando las locaciones, y aún no se han decidido, si por Santa Marta, Honda, Mompox o Popayán. El rodaje está previsto que comience a finales de este año o comienzos del próximo. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente