El exmandatario de centroizquierda y el exfuncionario economista del Banco Mundial, catalogado de derecha, se disputarán la presidencia en un balotaje. El primero arranca como favorito.

José María Figueres, expresidente

EUROPA PRESS

El expresidente de Costa Rica José María Figueres se impuso en la primera ronda de las elecciones presidenciales, aunque tendrá que enfrentarse en segunda ronda con el candidato del Partido Progreso Social Democrático (PPSD), el exministro Rodrigo Chaves, después de que ninguno de los aspirantes en liza haya logrado el respaldo de más del 40 por ciento del electorado.

Figueres, representante del Partido Liberación Nacional (PLN), de centro-izquierda, ha obtenido algo más del 27 por ciento de los votos, según los datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) con el escrutinio completado en un 80 por ciento. El exmandatario ya figuraba como favorito en los sondeos previos a las elecciones de este domingo.

Más inesperado fue el segundo puesto obtenido por Chaves, que mantiene sus opciones de llegar a la jefatura de Estado tras obtener más del 16 por ciento de los sufragios, por delante del evangélico Fabricio Alvarado, del Partido Nueva República, que se quedó por debajo del 15 por ciento, alcanzó el 15,4 por ciento.

Figueres celebró su triunfo con un discurso en el que abogó por el «rescate» y la «transformación» del país centroamericano. Entre los retos pendientes, aludió a la lucha contra el desempleo y la pobreza, así como a la defensa de los derechos de las mujeres.

Asimismo, ha descrito la afluencia a las urnas -cercana al 60 por ciento- como «un enorme triunfo» de la democracia. Votar en Costa Rica es técnicamente obligatorio, pero no hacerlo no está penalizado, por lo que Figueres ha enfatizado que los datos demuestran que «ni la pandemia fue capaz de doblegar el espíritu cívico» de los costarricenses, según el diario ‘La Nación’.

El candidato del PLN prometió que comenzará a trabajar inmediatamente para la segunda vuelta, convocada para el 3 de abril. Enfrente tendrá previsiblemente a Chaves, que ya aprovechó para llamar a la adhesión de todos los simpatizantes de los candidatos y partidos derrotados en primera vuelta.

Chaves, de ideología conservadora, lamentó la «saña» con que ha sido atacado en estas últimas semanas, en particular por las acusaciones de acoso sexual que han ensombrecido su etapa en el Banco Mundial. Ahora, espera una cobertura «más equitativa», como ha resaltado en su primera alocución.

El actual mandatario de Costa Rica, Carlos Alvarado, no podía presentarse a la reelección y su formación, el Partido de Acción Ciudadana (PAC) fue uno de los grandes derrotados. Su candidato, Welmer Ramos, se quedó por debajo del 1 por ciento, en novena posición, según el TSE.

Rodrigo Chaves, exministro

La debacle del PAC es completa porque se quedó por fuera de la Asamblea Legislativa, donde se consolidó el PLN de Figueres. En total, cinco partidos obtuvieron representación parlamentaria en estos comicios, a los que estaban llamados cerca de 3,5 millones de costarricenses.

Compartir

Relacionados

‘La unión es esencial para recuperar al Valle del Cauca’
México registra el quinto asesinato de un periodista en lo que va de año