En una decenas de ciudades cubanas se presentaron manifestaciones contra el manejo de la pandemia y la falta de alimentos y medicamentos. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, alaba a los manifestantes.

En Madrid también hubo manifestaciones de cubanos. Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

Mientras en el mundo se hacían vitales las imágenes de los cubanos lanzados a la calle en La Habana y por lo menos nueve ciudades más, para protestar por la crisis social y económica y exigir democracia, el ministro de Exteriores del régimen castrista, Bruno Rodríguez, rechazó el apoyo de Estados Unidos a las protestas y acusó a Washington de destinar «cientos de millones de dólares» a «la subversión».

A través de un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter, Rodríguez también arremetió contra el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y afirmó que carece de «autoridad política y moral» para hablar sobre Cuba.

«Su Gobierno ha destinado cientos de millones de dólares para la subversión en nuestro país e impone un bloqueo genocida», afirmó, antes de calificar el bloqueo como el «principal responsable de carencias económicas».

Sullivan compartió el domingo el apoyo de Estados Unidos a «la libertad de expresión y reunión en Cuba» y condenó «enérgicamente cualquier violencia o ataque contra manifestantes pacíficos que ejercen sus derechos universales». Este lunes, el presidente estadounidense, Joe Biden, también respaldó las expresiones de los cubanos en la calles.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le dio un mayor tono al tema al expresar este lunes su apoyo al pueblo de Cuba en su llamamiento a la «libertad» y al «alivio» de la «trágica gestión» de la pandemia y «décadas de represión y sufrimiento económico», al tiempo que urgió a las autoridades de la isla a respetar su derecho a la protesta pacífica.

En un comunicado, Biden alabó al pueblo cubano y subrayó que «hacen valer derechos fundamentales y universales». «Estos derechos, incluido el derecho a la protesta pacífica y a determinar libremente su futuro, deben ser respetados», agregó el mandatario, que pidió al «régimen cubano» que «escuche a su gente» y cumpla sus necesidades «en este momento vital en vez de enriquecerse a ellos mismos».

Medios opositores como Martí Noticias, con sede en Miami, informaron del «levantamiento popular» y publicaron vídeos de redes sociales de manifestaciones en el Malecón de La Habana, Santiago, Santa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey, Bayamo, Guantánamo, San José de las Lajas, Holguín, Cárdenas. También hubo manifestaciones en puntos del exterior, como la Puerta del Sol de Madrid.

Por su parte, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, hizo un llamamiento a la población a salir a las calles para «defender la revolución» ante las protestas.

Díaz-Canel hizo referencia a «acciones de desestabilización política» contra Cuba obra de Estados Unidos y que se habrían intensificado particularmente durante la pandemia, con dos problemas específicos: el energético, que impacta directamente en el servicio eléctrico en los hogares, y el de los medicamentos, en un escenario en el cual han aumentado los enfermos y por tanto el consumo de medicinas.

El gobierno de Rusia, aliado de La Habana, rechazó este lunes la «injerencia extranjera» en los asuntos internos de Cuba y advirtió contra «acciones destructivas» que puedan desestabilizar la situación en la isla, tras las protestas.

«Consideramos inaceptable que haya una injerencia extranjera en los asuntos internos de un Estado soberano y cualquier otra acción destructiva que pueda provocar la desestabilización de la situación en la isla», dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova.

Con información de Europa Press

Compartir

Relacionados

EE.UU. pide un "diálogo constructivo" a los políticos que se disputan el poder en Haití tras el magnicidio
¿Quién es el médico que habría reclutado a los colombianos involucrados en el asesinato de Moïse?