Se calcula por parte de Migración Colombia que en los siguientes meses entrarán al país más de 200.000 ciudadanos venezolanos. La mayoría de ellos sin ningún control sanitario, indocumentados y en condiciones de extrema pobreza

Errantes, con los hijos cargados en brazos, con sus pertenencias terciadas al hombro, armando cambuche a orillas de las carreteras, donde los coja la noche. Así es el nuevo éxodo de venezolanos entrando a Colombia. Recorriendo a pie largas jornadas de viaje para buscar nuevo destino en las diferentes regiones del país. Ya no se conforman con llegar a las ciudades fronterizas.

En los meses del inicio de la pandemia más de 150.000 venezolanos regresaron a su país. En busca de sus familias y del sustento diario. Con el paso de los meses y el aumento de contagios en el vecino país, así como la delicada situación económica, decidieron de nuevo regresar a Colombia.

Pero esta vez no lo están haciendo solos. Las autoridades de inmigración colombiana han señalado que por cada ciudadano que salió de Venezuela entre abril y agosto, regresarán dos. Las proyecciones serían de 200.000 venezolanos que retornarían de nuevo a Colombia en los próximos meses. 

De acuerdo con Migración Colombia, que tiene encendidas las alarmas por este nuevo éxodo, al país han retornado ya 106.000 migrantes. El 72 % de ellos regresó por Norte de Santander, 28 % por Arauca y 8 % por La Guajira. 

El atractivo para el regreso masivo de venezolanos ha sido en buena parte la reactivación económica que ha tenido el país con la “nueva normalidad” que ha permitido la apertura del comercio. 

Para Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia, las proyecciones que han podido realizar dan cuenta que por cada venezolano que salió durante la etapa de confinamiento nacional, regresarán dos. Esta nueva fase preocupa a las autoridades colombianas. Muchas de las personas que están de regreso enfrentan una situación económica muy compleja, en su país no encontraron trabajo y en lugar de mejorar su situación social, ocurrió todo lo contrario. 

“De acuerdo con Migración Colombia, que tiene encendidas las alarmas por este nuevo éxodo, al país han retornado ya 106.000 migrantes”.

Según las estadísticas que maneja Migración Colombia, hasta junio, mes que se hizo la última actualización de datos, en el país había 1.748.716 venezolanos. Tan solo el 43,6 % está con toda su documentación legal. 

Durante la pandemia todos los pasos fronterizos se han mantenido cerrados y eso pone en alto riesgo a los migrantes que llegan a Colombia por trochas y caminos que ponen en riesgo su vida. De acuerdo con el periódico El Universal, que realizó una investigación sobre el tema, en el último mes más de 800 venezolanos han cruzado la frontera en condiciones muy riesgosas. 

Una de las soluciones de fondo que se está estudiando es legalizar la movilización por la frontera y poder tener un control estricto de las personas que están ingresando al país, conocer su estado de salud y poder tener un censo lo más real de la cantidad de venezolanos en busca de nuevas oportunidades de vida. 

El problema de salud se acentúa aún más porque cuando logran pasar los pasos fronterizos se lanzan a las carreteras colombianas en busca de transporte o recorrer largos trayectos para llegar a pueblos en busca de comida y agua. 

En las regiones donde se ubican los migrantes para salir de su país —El Zulia, Táchira y Apure— son las zonas donde más se ha concentrado el número de casos de Covid-19. Las personas deambulan por estos lugares sin ningún tipo de protección y viven en condiciones de hacinamiento. 

¿Cómo enfrentar esta situación? No es una tarea fácil y más aún cuando las relaciones entre los dos gobiernos no son las más cercanas en este momento. La solución está más a la mano de las organizaciones humanitarias y con una cooperación internacional que permita hacerle frente a este embudo migratorio para que no se vaya a salir de las manos.