Foto: EFE

(EFE). El presidente de Colombia, Gustavo Petro, informó este viernes que regresa «de inmediato» a Colombia, después de participar esta semana en el Foro Económico Mundial de Davos en Suiza, para «atender la situación» del suroeste del país tras el deslizamiento que mantiene desabastecido al departamento de Nariño.

«Convoqué un Consejo de Ministros extraordinario en Ipiales, Nariño, para atender la situación del suroeste del país. Regreso de inmediato a Colombia», publicó el mandatario en su cuenta de Twitter.

Petro viajó el lunes a Suiza para participar en la reunión del Foro Económico Mundial de Davos, donde presentó la propuesta de su país para enfrentar la crisis climática y promover la transición energética, uno de los ejes de su Gobierno. Tras su paso por Davos viajó a Francia para sostener reuniones bilaterales con autoridades regionales este viernes.

El sábado también tenía agenda oficial en la ciudad francesa de Toulouse, según informaron medios locales, que canceló para poder regresar a Colombia.

El suroeste de Colombia ha sido escenario en las últimas semanas de varios desprendimientos de tierra provocados por las fuertes lluvias y que han supuesto el cierre total de la vía Panamericana desde hace once días tras el alud registrado en el municipio de Rosas, en el departamento del Cauca (suroeste).

DESABASTECIMIENTO Y CRISIS

El deslizamiento, ocurrido el pasado 9 de enero, no dejó víctimas pero sí más de 900 damnificados y borró del mapa un tramo de la vía Panamericana, la principal del suroeste del país, que conecta con el sur del continente y es la única en esa zona en condiciones para transportar pasajeros y carga.

El cierre de la principal vía ha ocasionado el desabastecimiento de la zona, llevando a las autoridades a evaluar declarar emergencia económica, ecológica y ambiental en los departamentos de Nariño y Cauca.

Para sortear el tramo destruido los conductores tienen que tomar vías alternas, como el llamado «Trampolín de la muerte», en el departamento del Putumayo, una carretera que, además de ser peligrosa por los abismos y su mal estado, no es apta para vehículos pesados, lo que aumenta el tiempo de viaje en por lo menos 10 horas.

A raíz de esa situación, en Cali, capital del Valle del Cauca, los precios de alimentos provenientes del sur del país, como la papa, zanahoria, pepino, leche, queso y lechuga, entre otros, han subido más de un 50 %.

En Nariño la crisis es peor. Miles de personas hacen fila en las gasolineras para abastecer sus vehículos, pues los camiones cisterna que llevan la gasolina y el diésel tienen que dar una larga vuelta por Ecuador para volver a entrar a Colombia.

Petro ya visitó Rosas, después de cancelar el último tramo de su viaje oficial a Chile, y aseguró que se comprará un terreno ubicado en una hacienda para que las familias damnificadas puedan tener un sitio seguro para vivir, pues la zona arrasada por el alud quedó inhabitable.

Compartir

Relacionados

No hay intención de suspender solicitudes de extradición
Gobierno colombiano y ELN discutirán en febrero posibilidad de cese al fuego