(EUROPA PRESS)

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha asumido este jueves que «claramente» sus propios compañeros creen que «el Partido Conservador debería tener un nuevo líder» y, por tanto, el país «un nuevo primer ministro», en el anuncio de una renuncia que queda a expensas del calendario para elegir a su sucesor, que se conocerá la próxima semana.

«Nadie es indispensable en política», ha dicho Johnson, en un discurso ante la puerta de Downing Street en el que ha justificado que, si durante semanas se ha aferrado al cargo, es porque entendía que era su «obligación» y que de esta forma respondía al mandato obtenido en las urnas a finales de 2019.

En este sentido, ha explicado que durante semanas se afanó en defender que era un «error» cambiar al Gobierno en un periodo marcado por la incertidumbre económica y la guerra de Ucrania, entre otros desafíos de unos tiempos que ha catalogado de «complicados».

A primera hora de este jueves renunciaron el ministro británico para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, y varios secretarios de Estado, con lo que son ya más de 50 los cargos que han abandonado el Ejecutivo desde el martes. También ha presentado su renuncia la ‘número dos’ del Partido Conservador, Caroline Johnson.

Compartir

Relacionados

Tatiana Toro es la nueva vicepresidenta de la IMU
Alejandro Gaviria designado como ministro de Educación para el nuevo Gobierno