Foto: Ricardo Otero.

Por: Vólmar Pérez Ortiz  

En la recta final de la campaña electoral con miras a la elección presidencial que se realizará el próximo 29 de mayo, se han venido divulgando encuestas que, desde luego, son el único referente que permite medir las tendencias de opinión o la manera como avanza el nivel de aceptación por la opinión pública de las propuestas que le vienen proponiendo al país los aspirantes presidenciales. Llama mucho la atención el hecho de que las encuestas no coincidían mucho en los resultados que venían divulgando, pero, en las últimas que se han conocido se ratifica la diferencia que han mantenido los candidatos punteros Gustavo Petro y Federico Gutiérrez con la novedad de que aparece en el tercer lugar in crescendo el ingeniero Rodolfo Hernández y el descenso al cuarto lugar del matemático Sergio Fajardo, quien no parece resultar muy competitivo en esta campaña, a diferencia del papel que jugó hace cuatro años en cuyas elecciones estuvo cerca de pasar a la segunda vuelta de la elección presidencial.

Lo cierto es que, a juzgar por los porcentajes de intención de voto por los candidatos que hoy registran las encuestas, no resulta probable que ninguno de ellos alcance la mitad más uno de la votación que se deposite en las urnas para poder ganar en primera vuelta.

Según la encuesta realizada por la firma encuestadora TYSE- Tecnologías y Servicios Electorales, publicada el pasado 16 de mayo, los candidatos Gustavo Petro y Rodolfo Hernández le tomarían una distancia considerable a su más inmediato competidor Federico Gutiérrez en la frontera venezolana a través de Cúcuta, y el Norte de Santander. 

Quizá la explicación de ese viraje esté asociada con el hecho de que los habitantes de esa zona de frontera se han visto muy afectados por el cierre de la misma, lo que ha bloqueado la dinámica comercial y el intercambio de bienes y servicios en esa región, de donde deriva la subsistencia de un volumen apreciable de familias ubicadas a un lado y otro de la línea fronteriza. Atendiendo a esa realidad, que es consecuencia de la interrupción de las relaciones diplomáticas y consulares, que el actual gobierno heredó del anterior, se siente como una necesidad inaplazable la apertura por lo menos de relaciones consulares si tenemos en cuenta que los cónsules son los que se ocupan de la atención de las comunidades que incluye a los internos en las cárceles, los trámites de pasaportes, de matrimonios, entre otros asuntos de la cotidianidad. 

Por ello, en este marco de cosas, los habitantes de esa zona geográfica del país parecen estar resueltos a apoyar a cualquiera de los candidatos que más compromiso asuma con la posibilidad de desbloquear las relaciones con Venezuela y de construir un entendimiento básico con las autoridades del hermano país que permita el restablecimiento de las relaciones comerciales, más allá  de las razones que han invocado los dos últimos gobiernos y de las motivaciones y causas  que han determinado el deterioro de las relaciones diplomáticas y consulares con el vecino país.   

Compartir

Relacionados

Encuesta T&SE Elecciones Presidenciales 2022: Alternativa presenta su análisis
Rodolfo Hernández sube en las encuestas y puntea en los Santanderes